Senz, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Las estribaciones del Cotiella, el barranco de Viú, las aguas del Ésera, o las calizas de Sierra Ferrera, generan el marco paisajístico en el que se encierra Senz, todo un alarde de belleza natural a su alrededor que cautiva a todo aquel que lo visite. Su caserío, situado a 925 metros de altitud, se encuentra bastante reformado, aunque aún se pueden encontrar algunas casas que mantienen puerta adovelada y estructuras característicamente pirenaicas.

Sin embargo, el gran tesoro de la localidad es sin lugar a dudas la iglesia de San Pedro, obra del románico de tradición lombarda datable en el siglo XII. Este encantador templo consta de una única nave a la que se adosaron sendas capillas en el siglo XVI, así como la torre, mientras que la cabecera conserva la huella medieval en sus arquillos ciegos y en las lesenas, así como en sus pequeños vanos que aportan una luz tamizada al interior. Una delicia poder pasearse por sus alrededores y sentir una sana energía renovadora en el interior.

Senz celebra sus fiestas el 29 de junio, para San Pedro, y el 15 de agosto, en honor a Nuestra Señora de la Asunción, dos singulares fiestas que le harán viajar a la sencillez y pasión que se vive en estas fechas en lugares como este, en lugares del Alto Aragón.

 

Por: Laura Armario