Navarri, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Muy cerca de Las Colladas se levanta Navarri, en la orilla derecha del río Ésera y a 640 metros de altitud, lugar de espléndidas vistas que atrapan de inmediato.

Según el historiador Manuel Iglesias Costa, Navarri hunde sus raíces en el siglo VIII, tomando el mismo nombre que una pequeña etnia activa entonces. Aunque, como otros lugares en la zona de influencia del Monasterio de San Victorián, su vida se unirá al destino de su abadengo, para más tarde depender del obispado de Barbastro, ya en el siglo XIX.

 

Su caserío, en general bastante reformado, se agrupa en torno a una sola calle que recorre la localidad de Norte a Sur, lugar donde señorea la iglesia de la Asunción, templo del siglo XVI en su mayor parte, aunque con recuerdos románicos, como muestra su portada, de sobrias arquivoltas de la época. El edificio es de planta rectangular, formando las capillas un falso crucero.

La población está muy cuidada, las flores y plantas de diversos tonos de verde embellecen calles y casas, dando al visitante una bienvenida llena de colorido y calidez desde el principio.

Navarri celebra sus fiestas mayores el 15 de Agosto, en honor a la Asunción de la Virgen.

 

Por: Laura Armario