Tolva, en el entorno de Benabarre, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

A orillas del río Cajigar, a 696 metros de altitud, encontramos la localidad de Tolva, cabeza de municipio, y una población de 156 habitantes. Existe documentación de la localidad ya en el 1100. El núcleo urbano mantiene su carácter medieval original con calles angostas, arquitectura típica de la zona con viviendas de muros gruesos de piedra, galerías, pasos cubiertos,…destacando su plaza Mayor y algunas viviendas como casa Pere, casa Notari, casa Chaime, casa Chironi o casa Turmo.

Su iglesia parroquial de Santa María del Puy es de origen románico, del siglo XII, pero fue muy transformada en los siglos XVI y XVII. En la segunda mitad el siglo XIX, procedente de Falces, se trae hasta la iglesia la portada de San Justo y Pastor -siglo XII- la cual se situará en el hastial de los pies por lo que la iglesia sufre otra transformación alejándola aún más de su origen románico. Durante la Guerra Civil su interior fue destruido, realizándose posteriormente arreglos pero no fue hasta 2007 cuando se decidió restaurarla

Su planta es rectangular, de una sola nave y tres tramos cubiertos con bóveda de crucería, cabecera poligonal y capillas laterales. Al exterior se levanta una torre de dos pisos de planta cuadrada pero lo más interesante de la iglesia es su portada románica la cual se encontraba en el interior del castillo de Falces que, al estar en estado ruinoso se decidió trasladar la portada hasta la cercana Tolva. Consta de arco de medio punto, cinco arquivoltas y decoración en ménsulas, capiteles e impostas con motivos vegetales, geométricos y zoomorfos.

En pleno casco urbano encontramos la ermita de Santa Anastasia, del siglo XVIII, aunque actualmente el edificio se encuentra abandonado. En las inmediaciones, en la zona alta, se conservan las ruinas del castillo de Falces mandado construir por Ramiro I en 1062 a los hermanos Agila de Falces. Quedan algunos restos de la muralla y parte de la torre circular de doce metros de altura que ha perdido su remate. No se conserva su interior, que contaba con varios pisos.Fue declarado Bien de Interés Cultural.

Las fiestas de la localidad tienen lugar el primer y segundo domingo de Pascua de Resurrección.

 

Por: María Escribano Román