La monumentalidad de la torre de Luzás, nos advierte de la importancia de la población durante la reconquista.

A orillas del río Cajigar encontramos la localidad de Luzás, perteneciente al municipio de Tolva. Se encuentra a una altura de 786 metros y cuenta con una población de 28 habitantes. Tenemos conocimiento de esta localidad en documentos del año 1045. Conserva parte de sus viviendas típicas pirenaicas de muros de piedra y resalta su magnífico casco histórico de fuerte carácter medieval.

Situado sobre lo alto de un cerro, destacan los restos del castillo que tuvo la localidad, del que hoy tan sólo queda la magnífica torre de 25 metros de altura junto con pequeños restos de la antigua muralla que protegía el conjunto fortificado.

No se sabe con exactitud quién mandó construir este castillo, pero los historiadores coinciden en que probablemente se realizaría entre los años 1060 y 1070 por orden del rey Ramiro I o bien por su hijo Sancho Ramírez, por encargo de su padre.

En los siglos posteriores, la propiedad del castillo pasó por las manos de diversas familias nobiliarias. El recinto fortificado contaba con torres circulares en las esquinas –cuatro en total- y de las que hoy tan sólo existen escasos restos y la gran torre central que aún hoy se encuentra en pie aunque ha sufrido diversas intervenciones y consolidaciones desde finales del siglo XIX hasta 2007.

La espectacular torre está construida en sillarejo, la planta es cuadrada al interior y pentagonal al exterior y cuenta con seis plantas de altura.

 

Por: María Escribano Román