Estañá, en el entorno de Benabarre, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Ya su nombre nos habla de sus singularidades y de sus ancestrales orígenes, ya que muy cerca del conjunto urbanizado se hallan los estanques o lagunas que confieren singularidad a la población y que le otorgaron el nombre latino de “Stagnum” (estanque).

En lo alto de un pequeño promontorio, Estanyà se eleva a 677 metros de altura, aportando escaso interés urbanístico y monumental, aunque posee una iglesia parroquial de estilo renacentista dedicada a San Román.

En sus alrededores hallamos algunos entrañables ejemplos de arquitectura religiosa, como la ermita de la Mare de Deu de Terrés que, aunque modificada en los siglos XV y XVI, conserva parte de sus orígenes románicos del siglo XII. También a las afueras, la iglesia de San Esteban, del siglo XII. Esta pequeña localidad celebra sus fiestas en honor a San Román, el 9 de agosto.