Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Index > Sobrarbe > Entorno de Aínsa > Aínsa > Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

En el centro del Pirineo, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, atrae cada año a miles de visitantes.

En el Pirineo central, concretamente en la comarca del Sobrarbe se esconde una de las joyas naturales mejor conservadas  de nuestro país. Alrededor de la gran mole del Monte Perdido, que con sus 3.355 metros es la montaña calcárea más alta de Europa, se extiende uno de los parques nacionales más antiguos del continente.

En 1918, parte del Valle de Ordesa es declarado parque nacional, pocas semanas después de que lo hiciera en Asturias el primer parque nacional español, el de los Picos de Europa. A principios de los años ochenta del pasado siglo XX el parque se amplía con la incorporación del Cañón de Añísclo, la Garganta de Escuaín, el Circo de Pineta y el macizo de Monte Perdido. Desde 1997, las 15.608 hectáreas que forman el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, con sus 1.400 especies de plantas (60 endemismos), sus 38 especies de mamíferos, 68 de aves sedentarias, 8 de anfibios y 5 de peces, están declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Los cambios bruscos de altitud junto con otros factores como los diferentes tipos de suelo, o la inversión térmica que se produce en el interior de los cañones, propician la aparición de una enorme variedad de ecosistemas.

En el fondo de los valles, junto a los ríos, con sus cascadas y pozas, los hayedos y abetales comparten su territorio con tilos, arces, abedules, álamos temblones o fresnos… a ellos, se les unen durante el otoño un sinfín de especies de hongos, para todos juntos, iniciar un gran baile colorista que hechiza al fotógrafo, que se afana en captar toda la orgía cromática que se exhibe el visor de su cámara.