El Cañón de Añisclo, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, ofrece toda la belleza agreste y salvaje del Pirineo.