Ipás, junto a Jaca, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Emplazado sobre una colina a 1021 metros de altitud, rodeado de campos de cereal y con unas magníficas vistas sobre  Jaca y la Val Ancha, encontramos el caserío de Ipás.

La primera mención histórica aparece en el año 1028. Durante la edad media alternó periodos de realengo con otros de señorío nobiliario, y ya a finales del siglo XIV se incorpora a Jaca. A partir del siglo XIX forma ayuntamiento junto con otros núcleos cercanos, y ya desde los años sesenta del pasado siglo XX pertenece a la ciudad de Jaca.

Las viviendas tradicionales se alternan con otras de nueva construcción. Edificadas con mampostería, alguna revocada, otras con la piedra desnuda, en las fachadas se abren vanos adintelados o de medio punto.

La iglesia de San Esteban se halla en la parte más alta del pueblo. Edificada en el siglo XII, aunque muy modificada en el XVI, del primitivo templo románico tan solo se conserva el ábside y la portada, coronada ésta con un crismón de ocho brazos. Las dos naves que componen el templo están cubiertas con cielo raso y la torre del campanario, rehecha hace unos años, muestra un aspecto robusto y un marcado carácter defensivo.

Ipás celebra su fiesta mayor del día 3 de agosto.

 

Por: Javier Cano Álvarez