Barós, en la ladera de la Peña Oroel, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Situada en la falda oriental del Monte Oroel, a 933 metros de altitud, encontramos Barós, pedanía en la ciudad de Jaca.

La primera mención documentada de la población data del año 1062, en un documento en el que se cita a un monje del lugar como secretario del conde Sancho Galíndez. Un poco más tarde, en 1084, la población junto con su iglesia es donada por Sancho Ramírez a la Catedral de Jaca.

Tradicionalmente la actividad económica principal ha sido la agricultura cerealista junto con la ganadería, actividades que se siguen realizando, especialmente el cultivo de trigo. A principios de siglo XX, justo antes del proceso migratorio llegó a contar con 308 vecinos, hecho que contrasta con la treintena que aproximadamente lo hace en la actualidad.

Su magnífica ubicación en las faldas de La Peña de Oroel, desde donde domina el campo de Jaca, ha propiciado que en la actualidad se haya convertido en un lugar residencial, donde las nuevas construcciones se mezclan con las viviendas tradicionales, edificadas éstas con mampostería en su mayoría, y con buenos ejemplos de portadas adinteladas o con arcos de medio punto.

El edificio más destacado es la Iglesia de San Fructuoso, junto con la Ermita románica de Santiago. Su cercana situación a los bosques de Oroel hacen del lugar un magnífico punto de partida para realiza