Baraguás, junto a Jaca, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Sobre un pequeño altozano desde donde se divisan unas fantásticas vistas sobre la Val Ancha, y la Peña Oroel, encontramos a 954 metros de altitud la pequeña población de Baraguás.

La población se distribuye en torno a la iglesia de San Andrés, donde destacan varias viviendas populares con algún vano decorado con elementos góticos, junto a las características chimeneas troncocónicas.

La iglesia, en origen fue un templo románico, aunque muy reformado posteriormente. El único elemento original es la torre del campanario, que muestra un marcado aire defensivo. Presenta una nave con capillas laterales rematada en ábside poligonal y cubierta mediante bóvedas de cañón con lunetos. El altar está presidido por un retablo barroco, y el acceso se realiza a través de un bonito arco apuntado sobre el que luce un crismón procedente de la antigua iglesia románica.

Desde que hay constancia el lugar perteneció al Monasterio de San Juan de la Peña. Tras la desamortización de Mendizábal ya en el siglo XIX, formó municipio con varios pueblos cercanos, para incorporarse a