Atarés, en el Paisaje Protegido de San Juan de la Peña, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Emplazada a 840 metros de altitud, su estratégica situación entre las sierras de Oroel y San Juan de la Peña hacen de la pequeña población un magnífico lugar para la observación de aves. Sabemos que las cuevas que abundan por el entorno sirvieron desde hace miles de años de refugio y lugar de enterramiento a los primeros habitantes de esta zona.

La primera noticia documentada del lugar aparece en el año 913, cuando Galindo II Aznárez se hace con el control del pequeño valle, y lo incorpora a la línea defensiva que fijaba la frontera cristiana de los territorios dominados por los musulmanes.

Más tarde, la población, junto con su castillo, fueron cedidos en calidad de señorío nobiliario hasta que en el año 1188 pasan a formar parte de las posesiones del Monasterio de Santa Cruz de la Serós, a cambio de las villas de Aísa y Villanúa. En el siglo XIII recupera la calidad de señorío nobiliario, condición que ostentará hasta la desamortización de Mendizabal ya a mediados del siglo XIX.

Junto a la iglesia de San Julián destaca la casa de los condes de Atarés. En cuanto a la arquitectura popular abundan las fachadas de piedra, con arcos de medio punto, la mayoría de los tejados se cubren con losas y algunos de ellos están rematados con las tradiciona