Santa Engracia de Jaca, en la Canal de Berdún, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

La primera mención de Santa Engracia aparece en el siglo XIII, confirmando la pertenencia del lugar al Monasterio de San Juan de la Peña, que lo cedió durante siglos como señorío aunque siendo propietario del mismo hasta el siglo XIX.

El casco urbano está catalogado como conjunto histórico artístico del Camino de Santiago. El entramado se extiende ordenadamente alrededor de la iglesia, de estilo barroco y construida en el siglo XVII. El templo sorprende por sus grandes dimensiones así como por la robustez de su estructura. Edificada con sillarejo, su planta es de cruz latina y consta de tres naves separadas entre sí mediante pilares cruciformes. La nave central es más ancha que las demás y se encuentra elevada sobre las laterales. A sus pies encontramos el coro. La cubierta está realizada con bóvedas de cañón, excepto las naves laterales que se cubren con bóveda de arista. Al norte se sitúa la torre del campanario. Junto a ella destaca la bella portada, decorada con varias hornacinas donde antiguamente se encontraban varias estatuas hoy ya desaparecidas. El interior del templo alberga una interesante colección de retablos barrocos de los siglos XVII y XVIII, destacando el del altar mayor presidido por la talla de Santa Engracia. En el crucero sur también llama la atención, dadas sus grandes dimensiones, el retablo del Pilar, de mediados del siglo XVIII.

En muchas de las viviendas predominan las portadas adinteladas, junto con las tradicionales chimeneas troncocónicas que tanto abundan en la zona. En el antiguo camino que conduce a