El pantano de Yesa es un lugar magnífico para realizar actividades acuáticas.

Sus aguas riegan la ribera sur de Navarra, junto con las Bárdenas Reales, así como la comarca de las Cinco Villas. Actualmente el embalse se ha convertido en un importante atractivo turístico de la zona; cada año acuden un buen número de aficionados al windsurf, la pesca, o el senderismo. Según la época, cuando el pantano baja su nivel de agua, acude un gran número de bañistas, que aprovechan las aguas termales que brotan en el antiguo balneario inundado de Tiermas, actividad que se remonta a épocas romanas.

Las obras del embalse de Yesa, situado en el límite de la comarca de la Jacetania y la comunidad de Navarra, se iniciaron en el año 1928, aunque fue inaugurado en 1960. Tras su construcción se inundaron 2.408 hectáreas, la mayor parte de las cuales pertenecían a ricas tierras agrícolas de la Canal de Berdún, llegó el abandono de las poblaciones de Ruesta, Tiermas y Escó, propiciando también el abandono de los pueblos del Valle de la Garcipollera.

En el a&nti