Canías, en el Campo de Jaca, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

A los pies del monte Grosín, encontramos a 856 metros de altitud el pequeño caserío de Canías. La primera cita documental de la población aparece en un documento del Monasterio de San Juan de la Peña, relativo a la cesión de una propiedad a finales del siglo XI.

Durante un tiempo el monasterio de San Adrián de Sasabe tuvo posesiones en el lugar, y más tarde perteneció al cabildo de la Catedral de Jaca. Pese a sus reducidas dimensiones, Caniás esconde un buen número de bonitas fachadas de piedra con arcadas de medio punto o adinteladas, que se mezclan con otras de nueva construcción.

La iglesia románica de San Pedro la encontramos en el centro de la población. Edificada durante el siglo XII con buena sillería, presenta una nave rectangular rematada en ábside semicircular, cubierto éste mediante bóveda de cuarto de esfera. El acceso se realiza a través de un arco de medio punto coronado con un crismón trinitario