Biniés, en la Canal de Berdún, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Dejamos atrás los extensos campos de cereal de la Canal de Berdún para adentrarnos en un terreno de inigualable belleza. Asentado sobre una terraza a 681 metros de altitud, en el margen izquierdo del río Veral encontramos el pueblo de Biniés, puerta de entrada al Valle de Ansó, al que accederemos recorriendo la sobrecogedora garganta conocida como Foz de Biniés.

Es sin duda una de las poblaciones más antiguas del condado de Aragón, de hecho su nombre aparece documentado por primera vez en el año 893. Más tarde, a mediados del siglo XI, gracias un documento falso el lugar se incorpora al Monasterio de San Juan de la Peña. Cedido como señorío a finales del siglo XI, ya existía una fortaleza defensiva por aquellas fechas, que además de funciones defensivas en la estratégica entrada al Valle de Ansó, servía como residencia a los señores del lugar.

En la actualidad, las principales actividades económicas son el cultivo de cereal y la ganadería. El casco urbano se extiende alrededor de la plaza mayor, siguiendo un trazado regular. Destacan dos edificios por encima del resto, el castillo-palacio de los Urriçes y la iglesia del Salvador.