Berdún, en la Canal de Berdún, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Situada en el margen derecho del río Aragón, en lo alto de un promontorio desde donde se divisan extensos campos de cereal, encontramos la población de Berdún.

Pertenece al municipio de Canal de Berdún y sus orígenes, aunque inciertos, sugieren un asentamiento celta que quedó abandonado con la llegada de los romanos. En los inicios del condado de Aragón, allá por el año 910, se refundaría la población, siendo el lugar frecuentado por la itinerante corte aragonesa.

Berdún está declarado Bien de Interés Cultural del Camino de Santiago. Paseando por su casco urbano, junto a nobles edificios de gran valor arquitectónico, todavía podemos observar los restos de la antigua muralla, así como una de las cuatro puertas con las que contaba. En el solar que ocupaba el antiguo castillo encontramos el palacio del Marqués de la Cadena, con una portada de estilo neoclásico y decorada con capiteles y sus correspondientes escudos heráldicos.

Sobre el año mil, el rey navarro García II entrega la población al desaparecido Monasterio de San Pedro de Siresa, lugar de paso obligado para los primeros peregrinos que entraban en la península cruzando el Pirineo por el Puerto de Palo. Su estratégica posición, al pie del primitivo Camino de Santiago, supuso que la pequeña aldea aumentara en importancia, viéndose favorecida por el constante tráfico de  peregrinos.

Durante la lucha por el poder que entablaron los reyes García Ramírez II de navarra con Ramiro II de Aragón, las tropas del primero arrasaron en su marcha hacia Jaca con toda la Canal de Berdún, quemando y destruyendo cuanto encontraban a su paso y dejando el pueblo totalmente saqueado y destruido. En 1138, Ramón Berenguer IV le arrebata la villa al monasterio de