Banaguás, en el Campo de Jaca, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Rodeado de campos de cereal, en pleno campo de Jaca, encontramos la pequeña población de Banaguás.  

Conserva buenas muestras de arquitectura popular: fachadas de piedra junto a otras revocadas y blanqueadas, donde se abren vanos de medio punto o adintelados, coronados algunos de ellos con escudos nobiliarios y otros elementos ornamentales. La iglesia parroquial fue en origen un templo lombardo edificado durante el siglo XI.

Antiguo lugar de realengo, desde muy antiguo tuvo la categoría de villa.  A finales del siglo XI la población es donada al Monasterio de San Juan de la Peña, que fue dueño del lugar hasta la desamortización de Mendizábal a mediados del siglo XIX. Ya en los años sesenta del pasado siglo XX se incorpora a Jaca.

Del primitivo templo de San Juan Bautista tan sólo se conserva el ábside, decorado con una sucesión de arquillos ciegos. La actual iglesia se debe a una reforma llevada a cabo durante el siglo XVIII. Presenta una nave con capillas laterales que se cubren mediante bóvedas de cañón con lunetos. El altar mayor y las capillas están decorados con retablos barrocos y los pies encontramos un coro elevado.

Banaguás celebra sus fiestas mayores el día 16 de agosto.

 

Por: Javier Cano Álvarez