Ascara, en la Canal de Berdún, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Situada sobre una colina desde donde domina las sierras exteriores de San Juan de la Peña entre los ríos Estarrún y Lubierre, poco antes de que éstos desembocan sus aguas en el Aragón, encontramos la pequeña población de Ascara.

La población se articula alrededor de la calle principal, que se une con las otras a través de cortos pasillos bajo algunas casas. La mayoría de las viviendas están edificadas con mampostería, revocada en muchos casos. Vanos de medio punto o adintelados se abren en las fachadas, decoradas alguna con elementos ornamentales y coronadas con las típicas chimeneas de la zona. Llama la atención el antiguo horno municipal.

A principios del siglo XI la población perteneció al monasterio de San Adrián de Sasabe, para más tarde formar parte del patrimonio del Monasterio de Santa Cruz de la Serós. A mediados del siglo XIX formó municipio con Abay, época en la que pasaba de los 200 habitantes.  En la actualidad cuenta con unos cincuenta habitantes, y desde el año 1963 pertenece a la ciudad de Jaca.

La iglesia parroquial, situada en la parte más alta de la población, se edificó durante el siglo XVI y se reformó poster