La subida hasta la ermita de Santa Orosia en Yebra de Basa, es una excursión muy popular.

Seguiremos el mismo camino que cada 25 de junio siguen los habitantes de los pueblos cercanos en la romería que une Yebra de Basa con la ermita de Santa Orosia. En el centro del pueblo encontraremos un cartel que nos indicará el camino a seguir.

Pronto aparece la pequeña ermita de las Coronillas. En sus alrededores podremos contemplar con facilidad varias especies fósiles de gasterópodos, nummulites… Pasada la minúscula ermita de las Arrodillas, que la encontramos montada sobre una roca, cruzaremos un barranco, donde empezamos a internarnos en el bosque, distinguiendo las especies predominantes en la zona, como boj, hayas, acebos y quejigos. Llegaremos a la larga franja de roca que protege las ermitas rupestres de San Cornelio y de la Cueva, ambas construidas en dos pisos. Continuaremos por la senda inferior; dependiendo de la época podremos contemplar una bella cascada de unos 30 metros de caída.

Dejaremos atrás las pequeñas ermitas de San Blas y Santa Bárbara antes de llegar a los prados del puerto. Continuaremos por el sendero que se aleja del precipicio, y en medio de la pradera aparecerá la ermita de Santa Orosia. El templo  fue construido en el siglo XVII, y junto a él tenemos también un refugio acondicionado por el ayuntamiento de Yebra de Basa.

La excursión, caminando a ritmo tranquilo y haciendo un par de paradas, nos llevará unas cuatro horas entre la ida y vuelta.

 

Por: Javier Cano Álvarez