Búbal, en el valle de Tena, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Situado entre la peña Telera y el embalse al que da nombre, Búbal se abandonó en el año 1971. En 1968 se iniciaron las obras de construcción del embalse, cubriendo rápidamente las tierras bajas y siendo expropiadas las casas que no fueron anegadas.

Ya en 1984, el barrio alto entró en el Programa de Recuperación de Pueblos Abandonados,  y en la actualidad prácticamente se han rehabilitado la mayoría de las viviendas, siendo utilizadas para realizar actividades y colonias escolares. Antiguamente