La población de Biescas cuenta con dos iglesias.

La iglesia del Salvador, conocida antiguamente como de San Torcuato, está edificada sobre un antiguo templo románico del siglo XII. De aquella época tan sólo se conserva el ábside, construido con sillería, de forma circular y cubierto mediante bóveda de horno. Antiguamente el templo hacía las funciones de parroquia para los feligreses del barrio de la Peña, e inicialmente contaba con tres naves, las cuales fueron sustituidas por las actuales tras la guerra civil española.

La iglesia de San Pedro se trata de un templo de grandes dimensiones. De origen románico,  durante el siglo XVI fue reformado, ampliándose durante el siglo XIX y reedificado tras la guerra civil, momento en el que la población quedó totalmente destrozada. Durante la reconstrucción se respetó la antigua estructura, que consta de una gran nave central con otras dos laterales, capillas, sacristía y cabecera recta.