Barbenuta, junto a Biescas, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

En la carretera que une Biescas con Gavín, encontraremos una pista que nos conducirá primero hasta Barbenuta y más tarde hasta Espierre. A mediados del siglo XIX contaba con unos 100 vecinos, 18 casas y escuela, y la actividad económica tradicional de su población fueron la ganadería lanar, seguida de la caza y pequeñas huertas de autoabastecimiento.

El edificio más destacado es la iglesia de San Martín. En origen fue un templo románico, aunque muy modificado durante el siglo XVI. Está edificado con sillarejo y consta de tres naves divididas mediante arcos de medio punto y rematada con ábside rectangular, cubierto éste con bóveda de medio cañón. El acceso está protegido por un pórtico cubierto a dos vertientes, y junto a él encontramos la torre del campanario, de planta cuadrada y donde podemos distinguir empotrado en uno de sus muros un crismón trinitario de seis brazos perteneciente al antiguo templo románico. 

La población posee unas magníficas vistas sobre el Valle del Sobremonte, así como de la zona sur del Valle de Tena. Se trata de un magnífico lugar para realizar senderismo durante todo el año, BTT o recolección de setas durante el otoño.